Elige tu país

Chile


Con un aire cargado de concentraciones de hollín, humo y polvo, que en momentos desbordan los límites, pequeñas acciones como compartir tu carro son esenciales para hacer el cambio.

Respira profunda y comparte tu carro

Si te dijera que cada automóvil emite aproximadamente 8,81 Kg de CO2 por galón consumido ¿dejarías de usar tu carro o empezarías a compartirlo?. Pues bien, antes de apresurarte a tomar una decisión deja que te comparta una serie de datos al respecto.

Con base a los datos del “Transportation Energy Data Book”, Edición 30, un automóvil produce en promedio 0,243 Kg de CO2 por Kilómetro, lo que equivale a producir 22 manzanas o 9 porciones de arroz.

En Colombia el parque automotor es de aproximadamente 3,7 millones de automóviles, concentrándose en Bogotá 1.455.062 de vehículos particulares, que de rodar diariamente emitirían 353.580 Kg de CO2 por Kilómetro;la misma cantidad de CO2 que se necesitaría para producir 2’439.702 zanahorias.

Ahora bien, como ya sabemos las restricciones impuestas por el pico y placa disminuyen considerablemente la cifra final de estos vehículos en rodamiento. Por ello, asumamos que diariamente circulan 485.020 vehículos particulares y que en promedio recorren 14 Kilómetros en sus actividades diarias. Con esta cifra, en un día la emisión de vehículos particulares ascendería a 1’650.038 Kg de CO2 y se necesitarían alrededor de 5.500 árboles para compensarlo.

El panorama completo

Además de la evidente contaminación, el hecho de que en Bogotá el 60% de los desplazamientos en carro se hagan con un solo pasajero afecta negativamente la movilidad. Los carros abarcan el espacio que 8 o 9 personas ocuparían en transporte público, desperdician el espacio de 4 pasajeros, atienden únicamente el 10% de los viajes totales y requieren del 90% de la infraestructura vial de Bogotá.

Y por si fuera poco, son los principales causantes de los trancones diarios. Con la enorme cantidad de vehículos en las calles, el espacio para la movilización es cada vez menor y los tiempos de desplazamiento mayores.

Sin embargo, a pesar de ello,esta difícil situación está sirviendo como catalizador; ya estamos buscando alternativas amigables, eficientes y económicas al problema del transporte en la ciudad, siendo uno de ellos el carro compartido.

UNA PRÁCTICA MUY AMIGABLE

El carro compartido es la práctica de compartir el uso de un carro con dos o más personas para viajar juntos hacia los mismos destinos, generalmente el trabajo o un centro educativo. Esta estrategia genera impactos positivos no solamente en términos de movilidad sino en términos de construcción colectiva de confianza y ahorro de dinero para los participantes.

Compartiendo tu carro puedes generar cohesión social, cooperación además de reducir la emisión de gases contaminantes, la congestión y los trancones. Reducirás considerablemente el tiempo que gastas en ir a tu trabajo y vas a poder fortalecer los lazos de amistad con tus compañeros. Así que ya sabes, con esta pequeña acción puedes estar haciendo un pequeño cambio y contagiando a los demás a que se unan.

Fuente: Encuesta de Movilidad de Bogotá 2011

QUIZÁ TE INTERESE